Discurs President Rafael Correa en rebre Doctorat Honoris Causa a la Universitat de Barcelona

El miércoles, 23 de abril, la UB ha conferido el grado de doctor honoris causa a Rafael Correa, presidente de Ecuador. El nombramiento, que se ha hecho a propuesta de la Facultad de Economía y Empresa, ha sido defendido por el Dr. Joan Tugores, catedrático de Teoría Económica y exrector de la UB, y el Dr. Joaquim Prats, catedrático de Didáctica de las Ciencias Sociales, padrinos del acto, que han destacado la apuesta de Correa por el diseño de programas educativos ambiciosos que permitan elevar la calidad de la educación básica, la secundaria y los estudios superiores en Ecuador, con el objetivo de luchar contra las desigualdades sociales. Rafael Correa (Guayaquil, 1963) es presidente de la República del Ecuador desde enero de 2007. Licenciado en Economía por la Universidad Católica de Santiago de Guayaquil, Correa también posee un máster de artes en Economía por la Universidad Católica de Lovaina y un doctorado en Economía por la Universidad de Illinois. El presidente ecuatoriano ha desarrollado una notable carrera académica. Ha ejercido docencia, entre otros, en la Universidad Católica de Santiago de Guayaquil y en la Universidad San Francisco de Quito. En esta última, fue profesor principal y director del Departamento de Economía, de 2001 a 2005. El actual presidente de Ecuador inició su carrera política en abril de 2005, cuando fue nombrado Ministro de Economía y Finanzas. En 2006, se postuló a la presidencia de la República liderando el grupo político Alianza País, formación con la que ganó las elecciones de ese año y repitió victoria en 2009 y 2013. En su intervención, Joan Tugores ha subrayado que «la trayectoria política de Rafael Correa refleja los principios y valores que promovió como académico y que le han permitido hacer un análisis lúcido de los problemas de su país y del entorno global». Asimismo, ha recordado que «ya en sus publicaciones científicas figura, en un lugar privilegiado, la creación de puestos de trabajo y la reducción de la pobreza y las desigualdades, así como el concepto de deuda social, que atañe a lo más relevante de las responsabilidades de una sociedad en ámbitos como la salud, la educación y la protección social». Tugores ha destacado que el programa político del presidente de Ecuador pone de manifiesto que «hay formas de entender y cambiar el mundo constructivas y de progreso que merecen ser exploradas». «Hace pocas semanas — explicó Tugores— el mismo FMI publicaba unos datos para Ecuador que prácticamente duplicaban los del conjunto de América Latina y triplicaban los de la Europa de la austeridad neoliberal en indicadores tan ortodoxos como el PIB, y los mejoraban ostensiblemente en aspectos tan diversos como la balanza por cuenta corriente o paro». Por su parte, Joaquim Prats ha repasado la trayectoria del presidente como docente en la Universidad Católica de Guayaquil, donde dirigió el Departamento de Economía, y ha hecho hincapié en el empeño de Correa por mejorar la educación como eje fundamental de la profunda transformación que está experimentando Ecuador. Prats ha alabado la «radicalidad de los cambios y la velocidad con que se están produciendo», y ha repasado las diferentes reformas normativas que se han llevado a cabo, como la Constitución de 2008, que establece que la educación es condición necesaria para la igualdad de oportunidades y para alcanzar la sociedad del bienestar «porque garantiza la gratuidad, universalidad y laicidad de la educación pública». Además, ha puesto de relieve que se está promoviendo una participación activa de la comunidad educativa y de las familias en los procesos educativos, que se ha aplicado un programa de educación para adultos y que se ha establecido como objetivo prioritario la revalorización de la profesión docente. Asimismo, en el ámbito de la educación superior, se ha impulsado un fuerte cambio en programas de calidad y de evaluación externa, que ha supuesto, entre otras acciones, la clausura de catorce universidades de baja calidad y la creación de programas para incrementar la calidad de la formación de las universidades restantes. A partir de una cita del último libro de Jorge Wagensberg, El pensador intruso, que asegura que «lo más importante no debe ser ni el premiado, ni el premiador, sino más bien lo que se premia, es decir, el objeto del premio», el rector de la UB, Dídac Ramírez, ha remarcado que «en el acto de hoy, lo que se premia es una apuesta sólida y sin fisuras por la educación». Ramírez también ha destacado que, gracias a una educación pública de calidad y a programas de formación para adultos, Ecuador ha dado un salto cualitativo enorme hacia un estado de bienestar deseable. Volviendo a la obra de Wagensberg —en la que el pensador intruso se define como aquel investigador que decide acercarse a la frontera entre disciplinas—, el rector ha señalado que Correa «posee las características de este pensador intruso: la determinación en su apuesta por el conocimiento y la resiliencia para soportar los embates del camino. Conocimiento y resiliencia que también emanan de elaborar una política pública efectiva y equitativa, que supere las restricciones y reproches que las teorías dominantes plantean cuando nos separamos de las posiciones neoclásicas y liberales». Ramírez ha terminado su parlamento sentenciando que «no hay mejor camino para garantizar el progreso de una nación que la educación». En su discurso de investidura, «El desarrollo como proceso político: el caso del Ecuador», Rafael Correa se ha mostrado profundamente agradecido y honrado de recibir la distinción del grado de doctor honoris causa y ha confesado que volver a «la academia» le renueva el alma, «porque en la vida académica impera la sencillez y a nadie se le ocurriría decir ninguna falsedad, mientras que en política, a menudo, el que más habla es el que menos sabe». Ha alabado a Cataluña y el amor por la cultura que en ella se respira. Se ha referido a la fiesta de Sant Jordi y ha mencionado a personalidades del mundo artístico como Montserrat Caballé, Joan Manuel Serrat, Pau Casals, o Antoni Gaudí. Correa, asimismo, ha expresado su admiración por la tenacidad que la Universidad de Barcelona y el pueblo catalán en general han demostrado en el transcurso de la historia para preservar su cultura. «Porque —ha dicho— las ideas siempre superan a las armas». Correa ha dedicado expresamente honores a «mis hermanos migrantes y la hospitalidad y apertura que ha tenido Cataluña con ellos». Ha asegurado que la principal causa de la crisis económica que sacudió su país fue la liberalización financiera realizada en 1994, en pleno auge del fundamentalismo liberal». De igual modo, y en referencia a la crisis europea, ha criticado duramente lo que él llama una «teoría económica teoclásica», que legitima sin límites todos los excesos del capital. Ha mostrado su rechazo hacia «las cláusulas absolutamente abusivas de los contratos hipotecarios que han ocasionado que todo el riesgo repercuta sobre el ciudadano, sobre las familias». Correa asegura que «la inflexibilidad de los bancos nos ha llevado a un despropósito ético: personas sin hogar y casas sin personas». Para el presidente Correa, la recuperación de la crisis pasaba necesariamente por recuperar el control de la sociedad sobre los mercados, y ha explicado cuál ha sido su política de gobierno durante su mandato. «Vencer la pobreza extrema es el imperativo moral de la humanidad, no solo porque es el mayor atentado contra los derechos y las libertades humanas, sino porque por primera vez en la historia no es fruto de la escasez de recursos sino de sistemas excluyentes». Correa ha destacado, entre las principales metas alcanzadas, la compra de la deuda externa, la sólida negociación de nuevos y mejores contratos petroleros y la creación del llamado salario digno, desde cuya implementación en 2011 comenzaron a subir los salarios, de forma que incluso el salario mínimo igualó al salario digno. «Para nosotros, la educación es lo más importante», ha sentenciado. «Actualmente, el Ministerio de Educación es la cartera con mayores recursos asignados. Se invierte 4,6 veces más que en 2006». El actual presidente de Ecuador se ha lamentado de que hace unos años prácticamente no existía oferta de enseñanza inicial pública y ha explicado que se están construyendo numerosos centros públicos de educación inicial y regulando estrictamente todos los centros privados. Fruto de estas medidas, ha asegurado que «la educación general básica ya está universalizada en Ecuador y caminamos en la misma dirección en el caso del bachillerato». Se ha eliminado, además, el cobro de matrícula, se ha ordenado la oferta educativa y se ha incentivado la escolarización de los menores ofreciendo libros, uniformes y dietas a los alumnos. El presidente ha subrayado, igualmente, que «se está consolidando una cultura de calidad en la que se evalúa las instituciones, los docentes y los estudiantes». También ha mencionado la creación de la Universidad Nacional de Educación, que tiene el objetivo de actualizar los conocimientos y las prácticas pedagógicas de los maestros ecuatorianos a través de programas de posgrado semipresenciales. Se ha referido asimismo a la creación de cuatro nuevas universidades, entre ellas la Universidad de Yachay, cuyo rector será el catedrático de Química Orgánica de la UB, Fernando Albericio. Correa ha defendido que «los sistemas políticos, económicos y sociales que prevalecerán en el futuro, serán aquellos que permitan un mayor avance científico y tecnológico; pero también, y esto es muy importante, su mejor aplicación para el bien común». Convenios de colaboración con el Gobierno de Ecuador Paralelamente al acto de investidura, se ha firmado un acuerdo de colaboración entre la Universidad de Barcelona y el Gobierno del Ecuador mediante el que la UB se implicará en el desarrollo de la política universitaria de Ecuador. El convenio establece varias líneas de actuación, tales como el intercambio de conocimiento, expertos, docentes y estudiantes en áreas consideradas estratégicas para el país sudamericano con objeto de cambiar su modelo productivo. Algunas de estas áreas son la investigación aplicada, la promoción del talento, la sostenibilidad medioambiental, el fomento del pensamiento crítico o la formación de docentes orientados al desarrollo educativo

http://www.ub.edu/web/ub/es/menu_eines/noticies/2014/04/042.html

One Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Blue Captcha Image
Refrescar

*